El periplo de la (auto)publicación II o cómo intentar hacer una lista de todo lo que hay que hacer antes de publicar el libro en sí…

Hace un par de semanas fui a una charla sobre autopublicación en el festival de libros de Berkeley donde –además de aprender lo que eran Goodreads y CreateSpace y escuchar las típicas cosas no necesariamente buenas sobre Amazon y su capacidad de monopolio– me enteré de que necesito comprar un ISBN para mi libro, tener una página web como autora (he aquí mi intento), una página de Facebook (entiendo que con algo más que amigos y ex compañeros de colegio a los que no he vuelto a ver), una portada decente y un sinfín de otras cosas.

Comienzo con el ISBN. Pese a que CreateSpace ofrezca uno gratis me insisten en la necesidad de poseer el de mi título. Y yo soy de hacer caso ante las insistencias. En Estados Unidos Bowker es el lugar de compra para este tipo de cosas, en España la Agencia del ISBN y me tengo que familiarizar con un término tan poco intuitivo de entrada como la “gestión de datos ricos” (son 35 euros más que parece que sirven para que el título pueda venderse en tiendas online).

No contenta con toda la lista de tareas por hacer, he seguido documentándome (que no deja de ser una forma la mar de apañada y casi justificable de procrastinar y no estar escribiendo). En Forbes tienen un perfil sobre el autor autopublicado Mark Dawson, cuya lectura recomiendo mucho a cualquiera que quiera animarse a esto de la autopublicación o simplemente quiera perder un rato. Con el artículo añado nuevas tareas a mi lista, como la necesidad de tener una lista de distribución. En Forbes afirman que Dawson está ganando casi medio millón de dólares al año con sus libros de detectives en Amazon, como para no hacerle caso…

Por algún motivo tenía la extraña idea de que publicando yo misma la cosa sería mucho más rápida que tirando por la vía tradicional. A juzgar por la cantidad de cosas que tengo que hacer (sin contar esa última lectura/edición todavía pendiente) empiezo a creer que tal vez no necesariamente vaya a ser así.

Sobre Patricia Puentes

Escritora, periodista y 'wannabe' aristócrata inglesa del siglo XIX que en realidad prefiere lo de ser ciudadana de a pie a principios del XXI. Adicta tecnológica que no puede ir de vacaciones sin su Macbook Air o le entra 'separation anxiety'. Barcelonesa, expat en Estados Unidos que ha vivido en Los Ángeles, Boston y San Francisco. Escribe sobre tele, cine, tendencias y cultura popular para Cinemanía, eldiario.es o Traveler.es. Le van mucho 'Northern Exposure' ('Doctor en Alaska'), 'The Wire', la mafia (en versión 'Los Soprano', 'The Godfather' o 'Goodfellas'), 'Pride and prejudice' en sus múltiples variantes y el género de la tacita de té en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *