Archivo por meses: marzo 2016

La parte más pop de ‘La intérprete de lo anacrónico’

spotifyListaA falta de no poder contratar a un supervisor musical para que se encargara de escoger la banda sonora de La intérprete de lo anacrónico. O más bien, a falta de no poder contratar al productor de bandas sonoras T Bone Burnett (que con la serie Nashville me hizo descubrir que en realidad el country sí que me gusta y con la segunda de True Detective me permitió apreciar otro tema de Leonard Cohen) he tenido que ser yo quien se encargara de seleccionar una lista de canciones para acompañar el libro.

La mayoría las escuché mientras escribía, así que, si estáis leyendo la novela a lo mejor queréis acompañar la lectura con un poco de música. Hay temas de The Black Keys, Jack White, Jake Bugg o Nirvana y ayudan a expresar de otro modo aquello para lo que las palabras solas a veces no son suficientes. Echadle una escucha a la lista de Spotify:

El periplo de la (auto)publicación VI, la promoción

FBpromoSiendo como soy una procrastinadora profesional y nata estaba convencida de que lo más difícil de publicar un libro iba a ser el hecho de escribirlo en sí. He descubierto que me equivocaba.

Lo más complicado en todo el proceso para sacar adelante y publicar La intérprete de lo anacrónico no fue tener que enfrentarse a la pantalla en blanco o (aún peor) tener que autoeditarme sin saber hasta qué punto tenía ningún tipo de sentido nada de todo aquello que había escrito. Tampoco fue tan complicado como había creído registrar el libro o maquetarlo para que tuviera el formato adecuado en papelebook. Ni siquiera lo de escoger un título (que sé que ha quedado rarito) o diseñar una portada (hubiera sido genial poder contratar a un profesional para hacerlo, pero ha quedado bastante apañada) acabó siendo tan problemático como me hubiera gustado.

Tal vez es que ahora que ya han pasado todas esas cosas, las veo como parte de un periodo dulce y maravilloso de mi vida en el que me dediqué a escribir llena de certidumbre y esperanzas (claramente ingenuas). El tema es que tengo la sensación de que lo peor está siendo promocionarlo. He de decir que me lo podría haber imaginado… Naturalmente lo de ser tímida patológica no ayuda. En todo caso llevo unas semanas poniéndome en contacto con bloggers de literatura sobre todo romántica. Han resultado ser todas mujeres y encantadoras y algunas de ellas ya están en plena lectura del libro o incluso han publicado alguna cosilla que se puede leer aquí o aquí.

También he probado suerte en Facebook (porque soy masoquista). Por el momento he creado una página de autora que ha conseguido algunos Likes eufóricos que no han acabado traduciéndose necesariamente en lecturas (o ventas). Y me estoy quedando sin ideas…